Como película de suspenso, así se vivió el partido entre Barcelona y Espanyol


Espanyol y Barcelona sellaron un empate 2-2 en el RCDE Stadium que alimentó el optimismo blanquiazul tras la llegada de Abelardo al banquillo y que impidió el liderato en solitario del cuadro de Barcelona en la primera vuelta del campeonato.

Los 'pericos' se avanzaron en el minuto 23 con un gol de David López, pero una diana y una asistencia de Luis Suárez cambiaron el signo del partido tras el descanso. La expulsión de De Jong en el 75 facilitó la presión blanquiazul, que obtuvo su recompensa en el 88 de la mano de Wu Lei.

Espanyol salió al campo con intensidad. Tras el cambio de entrenador, los futbolistas buscaban convencer tanto a su afición como a Abelardo Fernández. Los pericos presionaban la salida de balón azulgrana, aunque el Barcelona no tenía excesivos problemas para salir de la red blanquiazul.

Con su fútbol de toque habitual, los acercamientos de los de Ernesto Valverde fueron cada vez más constantes. Primero, con balones largos a las bandas, sin concretar el peligro. Después, con destellos de Lionel Messi. En cualquier caso, los azulgranas no inquietaban en exceso los dominios de Diego López.

En el minuto 23, el choque cambió. David López puso el primero de la noche al rematar de cabeza una falta de Marc Roca. Aunque el Espanyol no se había replegado atrás, este disparo era el primero a puerta del anfitrión en todo el partido. El jugador Neto, titular tras la lesión de Ter Stegen, no evitó el 1-0.

Barcelona no reaccionó a la diana del Espanyol. Las referencias de Valverde no desplegaban el brillo de otras ocasiones. Los locales minimizaron riesgos e incluso firmaron posesiones especialmente largas que encantaron a la afición. La primera parte azulgrana fue para olvidar.

Los azulgranas intentaron reconducir el desastre antes del descanso. Primero, Messi en el minuto 41, al rematar de cabeza delante de Diego López, pero el portero atrapó el balón sin problemas. En la siguiente acción, Luis Suárez mandó la pelota al poste derecho. Finalmente, el argentino no acertó de libre directo.

Ernesto Valverde, como es habitual, apostó por el chileno Arturo Vidal para revolucionar el encuentro al descanso. La reacción del Barcelona llegó muy pronto: en cinco minutos. Luisito Suárez, el jugador uruguayo definió a la perfección un centro de Alba muy pegado al poste. Diego López no pudo evitar el empate.

Barcelona estaba dispuesto a sentenciar el choque por la vía rápida. En el minuto 59, Arturo Vidal ponía a los azulgrana por delante en el luminoso después de una asistencia de Suárez. El atacante uruguayo cambió el encuentro con dos acciones de nivel, sin respuesta por parte del rival.

Espanyol había pagado el esfuerzo físico previo y Abelardo agotó todos sus cambios rápidamente. El nuevo técnico buscaba el empate y, además, ofrecer un buen espectáculo a la grada. Barcelona no sufría en exceso, pero en el 75, el colegiado enseñó la segunda amarilla a De Jong: la primera expulsión de su carrera.

El anfitrión apretó para aprovechar la superioridad numérica en este tramo final, pero no creaba peligro destacable sobre el área de Neto. Calleri, su referencia arriba, apenas entraba en juego, aunque la conexión entre Vargas y Wu Lei invitaba al optimismo. Finalmente, el chino sacó el premio: gol en el 88.

El futbolista firmó un disparo cruzado imposible para Neto y animó aún más al Espanyol, que tuvo cerca el tercero tras un robo de Calleri. No hubo más sorpresas en un derbi que reactiva la ilusión de la afición blanquiazul, y un equipo azulgrana que tendría que mejorar más sus tácticas para su siguiente partido en La Liga Santander.